¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Miércoles, 11 Junio 2014 12:52

Amueblar con cabeza: de la ostentosidad a la utilidad

El significado y el propósito de amueblar ha cambiado mucho con el paso del tiempo. Especialmente si hablamos del salón-comedor ya que se trata del espacio más “social”, el que más “se muestra” al exterior (después, claro está, del recibidor…).

No hace mucho tiempo, se amueblaba pensando en la estética hasta tal punto que no sólo se tenía en cuenta lo que se llevaba o lo que no, sino que prácticamente se aparcaban las necesidades y gustos o preferencias personales en favor de ella. Para que algo fuese “bueno” tenía que ser ostentoso y cuanto más aparatoso mejor.

Hoy en día las cosas han cambiado (¡menos mal!) y la ostentosidad ha dejado paso a la utilidad. Nuestros hábitos han evolucionado: el ritmo de vida es más acelerado, hacemos otra utilización de los espacios (al ver la televisión o manejar dispositivos electrónicos, reunirnos con los amigos, comer…), las viviendas suelen ser menos espaciosas y con una distribución diferente y, en general, tenemos una concepción más práctica: las cosas están para servirnos, no para servir nosotros a las cosas…

Esta postura no significa que renunciemos a la estética. ¡Ni mucho menos! Simplemente nos da a entender que el ser ostentoso no es un requisito imprescindible para la decoración del hogar. Si lo es porque procede, porque es útil y, además, te gusta… ¡perfecto! En caso contrario, no es una decisión acertada.

Dada la amplitud de propuestas en el mercado, es perfectamente posible encontrar muebles de calidad, con estilo y actuales que sean prácticos. ¡Y también los hay para espacios reducidos! ¡No es preciso tener un supersalón!

Sin embargo, como ya hemos dicho, las cosas han cambiado (el espacio reducido, el auge de las viviendas en alquiler, el cambio de hábitos…) y eso hace que nos decantemos cada vez más por composiciones más pequeñas y complementos auxiliares para crear espacios funcionales pero con mucho estilo.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.